Sábado, 27 de noviembre de 2021 | Año XXI | No: 7668 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocío Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

Analisis Síndico-Patronal de nueva Ley del Trabajo

·        La secretaria del Trabajo, María Luisa Alcalde y el presidente de la OIT, Guy Ryder encabezan el Foro Internacional “La Mujer, la Nueva Cara del...

Regresa vida nocturna a CDMX: antros, bares y salones abrirán próxima semana

México, 7 Sep.- Eduardo Clark, director general de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública de la Ciudad de México, informó, la CDMX...

Encargados de reconstruir Línea 12 del Metro: cómo se involucraron en el desastre

México, 2 Sep.- La tragedia de la Línea 12 del Metro en la cual perdieron la vida 26 personas fue un desastre causado por la negligencia...

CDMX supera a Buenos Aires, Bogotá y Sao Paulo en producciones fílmicas en 2020

México, 31 Ago.- Conforme al Anuario Estadístico 2020 preparado por la Comisión de Filmaciones de la Ciudad de México, la CDMX se destacó por la...

Cablebús de CDMX establece récord Guinness a nivel mundial

México, 30 Ago.- La Línea 2 del Cablebús en Ciudad de México (CDMX) obtuvo el récord Guinness por ser el transporte teleférico urbano más extenso...

Impulsar innovación industrial eliminaría los residuos plásticos

México, 27 Ago.- En México de acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, en el país se generan 53.1 millones de toneladas...

Pesadilla de “Dreamers” en EU es la deportación

92B808BB 1D4D 4612 8495 EE9ED8A3E183

*Sus hijos son los “dreamers” y los niños binacionales. Ellos son los soñadores. Se fueron del país a buscar una “vida digna”. La encontraron. Hoy están de regreso, pues fueron forzados a retornar

México.- Los ratos de silencio que Ana Laura utiliza al término de cada frase traen consigo todo, menos la calma. A lo lejos, los cinco segundos que toma a David volver a deslizar la yema de su dedo índice sobre la pantalla del celular, narran toda una vida que fue y ya no será.

En los escasos cuatro metros de distancia que los separa a uno del otro, existe un abismo de deseo, nostalgia y sinsentido.

“¿Por qué?” Es la pregunta que susurra el aire del precipicio donde los recuerdos vienen y van, sin detenerse, sin encontrar fronteras, porque la memoria, aunque a veces cruel, es el espacio de libertad que mantiene en pie a los soñadores. La memoria es algo que no les podrán quitar.

Ana Laura López y David Duarte, deportados de Estados Unidos hace casi tres años y un año siete meses, respectivamente, hacen uso de su memoria para volver a vivir y recordar en un silencio, en una pausa, la vida y la familia que les arrebataron.

Ellos, son los primeros soñadores, las madres y padres de los famosos "dreamers" y de niños binacionales. Son quienes tiempo atrás se armaron de valentía para buscar una vida mejor para ellos y los suyos, lejos de esta tierra siempre fértil que, paradójicamente, pocas veces da frutos.

Sin imaginarlo ni desearlo, un día despertaron. Los soñadores están de vuelta. Fueron forzados a retornar a un lugar del que ya no se sienten parte. Han sido separados de las personas que aman.

"¡Bienvenidos soñadores!", es la frase que se cuela en los silencios y en las pausas. Son las dos palabras que Ana Laura y David quisieran jamás haber escuchado.

“Ser deportado es una humillación muy grande porque no hice nada malo, buscar una mejor vida para mí y mi hijo, yo siento que eso no es hacer un mal, porque todos tenemos derecho a ser felices donde uno quiera, donde se sienta uno a gusto.

“Yo no habré nacido allá, ni mi hijo, pero aunque yo quiero a mi país, ya no quiero hacer una vida aquí, quiero regresar”, describe David Duarte, padre de Brayan, un "dreamer" de 22 años de edad, quien actualmente tiene problemas para renovar el amparo que le da la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Según la Real Academia de la Lengua Española, deportar se define como “desterrar a alguien a un lugar, por lo regular extranjero, y confinarlo allí por razones políticas o como castigo”.

Castigo es la palabra con la que asocian la deportación los soñadores cuando recuerdan los cinco, 10, 20 años, o el tiempo indefinido en que no podrán regresar a Estados Unidos.

“Mi deportación desde una perspectiva espiritual la comparo con una muerte, porque así es la muerte, un día te vas y ya no puedes regresar a lo que tenías, a tu vida, a lo que amabas. Tal vez lo puedes ver como en otra dimensión, sabes que ahí está, pero ya no puedes regresar”, narra Ana Laura López, activista y madre de seis hijos, el menor de ellos, Daniel, de 16 años de edad, ciudadano estadunidense.

“¿Por qué no dar otra oportunidad? ¿Por qué meterme preso si no soy un criminal?”, son las preguntas que aún rondan en la hábil mente de David, a pesar del año y siete meses que transcurrieron desde su retorno.

Mientras su mirada recorre la solitaria sala del departamento de su madre, localizado en la popular colonia Guerrero, en el oeste de la Ciudad de México, David, de 47 años de edad, rememora aquellos días del 2003 cuando junto a su hijo mayor, Brayan, en aquel entonces de seis años de edad, decidió partir a Estados Unidos.

“Yo estudié hasta la secundaria y en ese tiempo en cualquier lado encontrabas trabajo. Entré a Ferrocarriles Nacionales de México, a un departamento que se llamaba 'Coches dormitorio’, duré 12 años ahí, pero con tantas privatizaciones, pues me quedé sin empleo.

“Antes de irme, me metí a trabajar en una fábrica de pinturas, en ese tiempo me pagaban 500 pesos a la semana. Fue cuando decidí irme. Me separé de mi esposa, y mi hijo más grande, Brayan, se quedó conmigo y nos fuimos a Estados Unidos a buscar una mejor vida”, narra.

Sobre una de las paredes del colectivo Deportados Unidos en la Lucha, ubicado en la colonia Guerrero, en la capital del país, se puede apreciar una pintura que recrea el amor maternal.

En ella, la artista plasmó a una mujer de frondosa cabellera negra, con delicados rasgos faciales y piel morena. Entre sus brazos, la dama sostiene a un niño con cabello rizado que se acurruca en su cuello.

“Mi vida siempre ha estado marcada por el cambio y por tener que dejar las cosas que quiero y que amo”, señaló Ana Laura, de 43 años de edad, sin dejar de mirar el lienzo.

Madre de un adolescente binacional, Daniel, y de cinco jóvenes más nacidos en México, Ana Laura expone los momentos que sustentan su afirmación: el instante del 2001, cuando tuvo que dejar a sus cuatro hijos mayores en Jalisco con su madre para irse a Estados Unidos, y por supuesto, su deportación.

“Cuando mi exesposo se fue a Estados Unidos, llegó un momento en que dejó de enviarme dinero y ya teníamos cuatro hijos, entonces me tuve que meter a trabajar cortando garbanzo en el campo, también laboré en una empacadora de carnes, vendiendo dulces y en una granja de puercos ahí en Jalisco.

“Los últimos dos años fueron complicados, viví una situación difícil. Entonces me vi muy presionada y surge esta oportunidad de irme a Estados Unidos y tomo la decisión de marcharme, tenía 24 años cuando me fui”, describe.

Aventurarse en busca de una nueva vida no es tan sencillo para los soñadores, ya que llegan a un país que desconocen y en el cual se establecen ilegalmente.

“La gente cree que cuando llegas allá todo será fácil, a mí no me tocó nada de discriminación, pero sufres porque llegas a un país que no conoces, no entiendes el idioma, vas con la bendición de a ver quién te ayuda, a encontrar una casa, porque tienes que buscar en donde vivir y en quien confiar”, asegura David.

No obstante, su determinación para alcanzar “una vida digna”, como ellos la definen, los llevará a superar los retos que se les presenten y abrirse camino en un país que, en palabras de Ana Laura, “te da la posibilidad de poder crear una familia, tener una casa, tener un hogar”.

 

/AER/AEG/MIGRA16

Modificado por última vez enDomingo, 18 Agosto 2019 13:36

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Reportajes

Desarrolla universitario robot submarino que mide contaminación en cuerpos de agua

Por Norberto Gutiérrez

*Puede utilizarse en acuicultura, ríos, lagunas o receptores del líquido para consumo humano México.- Estudiante de...

“En cuarentena sin ingreso económico”: testimonios de Italia

Por Samuel Cortéz Hamdam

México.- El jueves 19 de marzo será recordado como un día negro en la historia...

Tianguis Turístico, 44 años de hacer historia en México

Por Pamela Cruz

*Acapulco ha sido 36 veces sede del evento México, 1 Abr .- Con una historia que...

Mont-Tremblant, entre la fantasía y la aventura extrema

Por Alejandra Pérez Bernal. Enviada

• En Quebec podrás hallar experiencias únicas • Trineos jalados por perros, lagos congelados y spas...

En el amor comprado, ella pone las reglas

Por María del Refugio Gutiérrez

México.- Como desde hace cinco años, María espera sentada sobre un banco de plástico la...

La Habana, medio milenio de magia entre cambios y coyunturas

Por José Gabriel Martínez

México.- La Habana llega este 16 de noviembre al medio mileno sin haber perdido un...

Clausuran obra, desperdiciaba 5 millones de litros de agua al día

Por Eliana Gilet

México.- Después de años de pelea sin respiros, la Asamblea de los pueblos, barrios, colonias...

Corrupción y negligencia hunden a la vaquita marina

Por Guadalupe Vallejo y Luis Carlos Rodríguez

* Hubo despilfarro en sexenio anterior y cero resultados: organizaciones México.– Atrapada entre las redes de...

Mismos esquemas y simulación ante contaminación, acusa Redim

Por Erick Galicia Lozano

México.- La respuesta del gobierno para hacer frente al problema de contaminación continúa siendo bajo...

Puntos de vista...