Martes, 20 de octubre de 2020 | Año XX | No: 7265 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Muertes: 86,338 ⬆︎

Contagios: 854,926 ⬆︎

Sospechosos: 308,255 ⬆︎

Nuevos: 3,699 ⬆︎
 
Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

Calidad de sonido ha bajado, también la musical: Nacho Alamilla

nacho

México.- Ignacio Alamilla, ingeniero en audio y comunicaciones, comenzó su maravillosa carrera en 1986 como ingeniero de turno en el área de audio del Centro de Producción Qualli, de donde salió 10 años después en la posición de subdirector de Postproducción.

En 1996 fundó, junto con dos socios, la compañía Mambo, donde hicieron grabación de sonido directo, post producción de películas y autoría de DVD con directores de alta categoría como: Alejandro González Iñárritu, Luis Carlos Carrera y Roberto Sneider.

En el mismo año, inició junto con dos socios los estudios de grabación “La Cabina”, los cuales por 10 años dieron servicios de copiado, grabación, edición y postproducción de sonido para música, cine, radio y televisión. En esta empresa Ignacio fue director general, director técnico, administrador y operador.

Desde 1990 Ignacio es líder de diseño en proyecto de recintos acústicos e instalación de equipamiento de audio y video realizando el diseño de estudios de grabación de numerosos artistas reconocidos como Jack Chernitzky (Molotov), Benny Ibarra y Erik Rubín (Timbiriche).

Además del diseño del sistema de audio y video de Hard Rock Café de Guadalajara, Buenos Aires y Madrid. En 2001 fundó la compañía DVD Ultra que ofrece servicios de autoría de DVD y Blu-Ray, siendo esta su empresa más reciente.

Ignacio compartió un poco de su tiempo para contestar, con su opinión especializada, algunas preguntas sobre la moda en la industria de la música, considerando aspectos como la calidad, los conciertos, el tipo de música, los métodos de grabación y los artistas que son populares actualmente en contraste con el pasado.

¿Crees que la calidad actual de sonido que escuchamos es mejor o peor que cuando entraste a la industria?

Peor en general. Aunque en mis inicios en la industria el audio digital para consumo popular prácticamente no existía y por lo tanto tampoco existían los CD’s, creo que tanto la calidad de la producción musical como el cuidado que se ponía en su grabación e incluso en su comercialización era mucho mayor. Hay discos de vinilo de aquellos días cuya calidad era bastante alta.

¿El avance tecnológico actual mejoró o perjudicó la calidad del sonido?

Depende del sector de mercado del que hablemos. El streaming (plataformas como Spotify o iTunes) y sus orígenes en sitios de Internet piratas usando muy alta compresión MP3, resultó ser veneno para la calidad del sonido. Al mismo tiempo hay que reconocer que la tecnología actual de grabación en alta resolución digital representa un avance inmenso en calidad y sobre todo en versatilidad comparado con la grabación analógica de la generación anterior.

¿La gente era más exigente con el sonido antes que ahora?

Sin duda. Como ya mencioné el streaming pirata acabó con las aspiraciones de calidad en sonido de varias generaciones, porque les hizo pensar que la calidad no importaba a cambio de ser fácil acceso y tener la posibilidad de reproducir contenido en más de un aparato a la vez. Las generaciones anteriores teníamos el hábito de sentarnos frente a nuestros equipos para solamente escuchar música y eso implicaba oídos atentos y por lo tanto exigentes. Aunque hay una nueva generación de personas que escuchan alta fidelidad, la cantidad es mínima comparada con lo que se tuvo.

¿Y crees que la falta de exigencia en la calidad de sonido ha provocado también falta de calidad musical?

Seguro que sí. Al menos en español, la gente ha dejado de oír música trascendente y compleja a cambio de escuchar permanentemente música simplona e insulsa, como el reguetón o los narco-corridos. Personalmente creo que hay música para todos los momentos y gustos, pero que hay que saber elegir la mejor oportunidad para escuchar cada género. No veo cómo se puede obtener concentración o introspección mientras se escuchan los géneros típicos de baile y fiesta.

Nacho Alamilla se define como un “obrero” del sonido. En comentarios fuera de la entrevista, platicó que ante la falta de dinero y la obsesión de escuchar música como él pensaba que debía de sonar, construyó su propio amplificador y bocinas a los 16 años, y para los 17 ya había iniciado un negocio de renta de sonido para animar fiestas. Mostrando así su vocación desde muy joven. 

¿Qué opinas del reguetón o de otras formas musicales populares modernas?

No hay que ser especialista en absoluto para reconocer el ritmo básico y primitivo del reguetón. Si a eso agrego la carencia total de inteligencia en las letras, con eso acabo de describir mi opinión. Pasa algo similar con la música de banda y con algunos otros ritmos que, por bailables, no son adecuados para la escucha cotidiana. Aunque la música popular siempre ha requerido solamente de ser pegajosa y elemental, creo que en especial el reguetón llevó esas características a un extremo insoportable.

Dado que el reguetón te parece primitivo musicalmente, ¿crees que eso ha provocado falta de creatividad e imaginación en la composición popular musical?

No necesariamente o al menos no generalizadamente. Hay material disponible de calidad musical y literaria de suficiente a muy buena, pero hay que querer buscarla para lograr encontrarla. Ni la radio ni YouTube lo ofrecen fácil y rápido. Puede que suene extraño lo que voy a decir, pero creo que es urgente que en las escuelas básicas, desde preescolar hasta preparatoria, se tengan materias que eleven la exigencia musical y literaria de la gente. Inglaterra o Alemania no han creado vastas generaciones de grandes músicos de la nada. Imparten y ponderan la cultura musical, además de la literaria, gracias a eso han generado grandes épocas musicales. Sin esa cultura no nada más no se puede producir buena música, tampoco se tienen elementos para exigirla y apreciarla.

Y en este contexto, ¿cómo le está yendo a la música menos popular como la clásica o a la música formal?

Me parece que muy bien, en los mercados que la aprecian y la consumen. No en México. Aunque ese segmento de consumo también accedió a la piratería, lo hizo en mucho menor cantidad que el popular y eso ha obligado a establecer canales de distribución legal con streaming de muy buena calidad. De hecho, el segmento de la música formal nunca dejó de pujar por tener medios de difusión y distribución tan buenos o mejores que el CD.

¿Qué es lo difícil de grabar música clásica contra música popular?

Todo es mucho más difícil. La cantidad y calidad del equipo técnico y humano es mucho mayor en música formal que en la popular. Tú puedes producir en tu computadora de la recámara una pieza razonable de pop, rock, rap o reguetón y vender millones de copias. Hasta ahora no conozco a nadie que haya tratado de grabar un ensamble de cuerdas, metales o percusiones en su recámara. Y si lo intentara seguro que no pasaría de distribuirlo entre su familia y amigos más cercanos, siempre y cuando esos amigos no sean músicos formales también.

Recordando su pasado, Ignacio comentó que cuando él decidió que quería dedicarse al audio, era una carrera muy poco popular en México, por lo que las escuelas especializadas de calidad estaban en Estados Unidos. Dado que no contaba con recursos para inscribirse en alguna de las escuelas de allá, se puso como meta el cursar la carrera en México, de Ingeniero en Comunicaciones y Electrónica especialista en Acústica que se imparte el Instituto Politécnico Nacional. Aunque sus estudios no fuero como él quería desde un principio, manifiesta estar feliz con su decisión.

¿Te parece que los productos de moda actuales son de menor calidad que los que estuvieron de moda hace 40 años?

Radicalmente. La década de los 70´s y los 80´s nos trajo el momento cúspide de la grabación analógica y el inicio de la grabación digital profesional. Basta con echar un vistazo a la música que se producía entonces. Ya sea que te guste o no, pensemos en José José, un cantante muy popular que por su reciente deceso regresó a la moda. Siempre grabó en estudios de México empleando músicos mexicanos, lo que impulsó la industria mexicana. En varios de sus discos se pueden escuchar muy buenos y elaborados arreglos y orquestas de medianas a grandes en su interpretación. Compara los valores de producción que acabo de mencionar con la música que produjeron este año Thalía, La Banda El Recodo o Daddy Yankie y hallarás la respuesta a tu pregunta.

¿Crees que las modas musicales han perjudicado a la música como arte?

No necesariamente. Consideremos que en su época y momento Mozart o Beethoven estuvieron de moda, al igual que Toña la Negra, Agustín Lara o los Beatles. Las modas actualmente crean tendencia comercial, lo que implica que sus creadores quieren hacer las cosas lo más rápido y barato posible. Eso sí que afecta la calidad y creatividad, pero tiene más que ver con los objetivos de los productores que con el carácter de moda en la música.

¿Crees que los aspectos financieros de la distribución de streaming han afectado a la calidad de la música?

Sí. Primero, porque a diferencia de cómo era en el pasado, actualmente cada artista costea la producción de cada canción o álbum. Antes lo costeaba la disquera o alguna productora con presupuestos mucho mayores, pero también con requerimientos comerciales específicos. Segundo, porque las grandes compañías de Streaming le pagan tan poco al artista que no le conviene gastar mucho en la producción o hacerla muy compleja porque no obtendrá un retorno suficiente en la inversión.

¿Y la piratería también la ha afectado?

Definitivamente más que el streaming legal. La piratería es veneno puro para la producción no solamente de música sino de cualquier forma de arte, creatividad o producto intelectual porque masifica y abarata el consumo sin remunerar al creador, productor o trabajador formal de la industria. Es el aniquilador número uno de la creación si se pretende vivir dignamente de eso.

Al contestar todas las preguntas anteriores, era obvio que la expresión de Ignacio había cambiado. Él comentó que la industria de la grabación profesional está viviendo un terrible colapso gracias a que los teléfonos y las tabletas digitales pusieron la piratería al alcance de todos, por lo que es muy preocupante para la gente especializada del medio ver como la industria que conocen está muriendo poco a poco, debido al bajo consumo de producto legal y a la baja exigencia de los compradores.

Cuando vas a grabar a un músico, ¿qué habilidades esperas que tenga para generar un buen producto?

Para empezar, que sea músico en realidad. No te figuras cuántos intérpretes y hasta productores no han estudiado o al menos refinado sus talentos si es que los tienen. Llegan al estudio sin habilidades, sin ensayo y con un instrumento chafa y barato y quieren que hagas magia para que suene como una producción de Adele. Imposible.

¿Crees que el colapso actual de la venta de la música en forma de discos individuales es culpa de la invención del audio digital?

No. Hay todo tipo de culpas involucradas allí. Por mucho tiempo se criticó que había muchos discos en el mercado que la gente compraba por una sola canción. Lo demás solía ser paja o al menos, no tan bueno como el hit pensado y diseñado para eso. De un buen CD disfrutabas no más de tres o cuatro de las diez o doce canciones que traía. Si a eso agregas que por streaming o en piratería puedes solamente escoger la o las canciones que realmente te gustan de un disco, entenderás por qué cada vez hay más artistas que sacan varios “sencillos” en lugar de un disco completo.

¿Y los conciertos se han visto afectados por estos cambios en el esquema de comercialización de la música?

Muchísimo porque actualmente el artista obtiene su mayor ingreso de los conciertos y no de la comercialización de discos o álbumes. En el pasado era tan poco relevante el dar o no conciertos, que los Beatles en el momento más importante de su carrera decidieron dejar de hacer giras. Actualmente eso sería un suicidio para cualquier agrupación o individuo y eso los obliga a realizar grandes producciones para sus presentaciones en vivo.

Actualmente, ¿Qué porcentaje de su ingreso crees tú que obtienen los músicos de los conciertos?

Yo creo que más del 60% del total de sus ingresos.

¿Y cómo era esto en el pasado?

Era exactamente al revés. Quizá incluso más del 70% de sus ingresos venían de comercialización de discos y sobre todo de publicidad y promoción de todo tipo. La publicidad sigue allí, pero como la democratización de la grabación y producción ha provocado un gran auge de artistas, también hay menos oportunidad y tarifas más bajas en publicidad.

Ignacio es elocuente, amable y agradable. Es obvio que su experiencia le da la habilidad de explicar todos los términos e ideas con facilidad. En pocas palabras y como respuesta extra a una pregunta, explicó que los discos de vinil tienen su origen en la tecnología que surgió con la invención del gramófono hacia 1890, claro con implementaciones tecnológicas. Todo esto lo decía ligeramente emocionado, recordando cómo era la tecnología cuando él comenzó a trabajar en el medio.

Crees que el que regresen medios como el disco de vinil, ¿debería considerarse que actúa a favor o en contra de la calidad?

Yo creo que a favor porque me parece que cualquier medio que proporcione mejor calidad que un MP3 muy comprimido es bueno. Eso definitivamente incluye a los discos LP de vinilo. Además de que al no poder escuchar un disco de vinilo con audífonos mientras te transportas al trabajo o a la escuela te ves obligado nuevamente a sentarte y escuchar atentamente o al menos a poner algo de atención específica al disco que acaba de colocar en tu tornamesa.
Si la tecnología del disco de vinil es antigua, ¿cómo es que ha resurgido en el gusto popular y hasta hay personas que dicen que suena mejor que el audio digital?

Yo creo que porque se le ha dado una connotación de “clásico” o según la palabra de moda, “vintage”. Se debe a un sentimiento romántico y nostálgico y aunque ha mejorado inmensamente con nuevas tecnologías sigue padeciendo de los viejos problemas inherentes a su diseño. Personalmente no me parece que tenga mejor sonido que un CD o que cualquier archivo digital sin compresión.

¿Y cómo comparas la calidad del sonido del vinilo contra el sonido que se obtiene del “streaming”?

Toda la música que se distribuye actualmente está comprimida con algoritmos destructivos y considerando que el disco de vinilo sale de masters sin esa compresión, es muy posible que tanto desde el punto de vista técnico como de gusto, tenga mejor sonido un buen disco de vinilo que cualquier fuente de streaming.

El ingeniero Ignacio es una persona que realmente vale la pena conocer. Tiene actitud imponente debido a que es una persona seria, pero es cuidadosamente amable. Es una persona sencilla, a la que al aparecer no le interesa seguir la moda o resaltar por su apariencia. Su vestimenta no implicaba más que una playera, unos jeans y unos tenis. Es obvio que su enfoque principal es el valor intelectual de las cosas, más que las tendencias. Sin embargo, es una persona que despierta curiosidad, pues su perspectiva de las cosas, es poco común.

¿Y es posible tener compresión digital no destructiva o que no dañe a la música?

Sí, hay varios esquemas de ese tipo, como la compresión tipo FLAC, pero no se usan para distribución por Internet porque hasta ahora siempre generan archivos más grandes que los obtenidos con compresión destructiva y entonces prácticamente no se usan en streaming.

¿Crees que igual que está resurgiendo el LP, resurgirá el cassette u otros medios considerados obsoletos?

Considerando que el disco de vinilo resurgió por un sentimiento de nostalgia, creo que sí hay muchas posibilidades de que el audio cassette, el cartucho de 8 tracks o la cinta de carrete abierto vuelvan a encontrar espacio comercial. Ya sabemos que en gustos se rompen géneros y la búsqueda de la calidad hace mucho que dejó de ser la prioridad en la comercialización de la música.

Al concluir la entrevista, Ignacio agradeció enfáticamente el interés en su ámbito y dijo que aunque es una industria que está sufriendo a raíz de diversos problemas, él cree que el sonido y la música son vitales para las personas. El afirmó que la moda no es un problema, sino la falta de apreciación y respeto al trabajo personal o ajeno.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Miscelánea

Puntos de vista...