Domingo, 17 de octubre de 2021 | Año XXI | No: 7627 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocío Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

El dichoso Cuarenta y Uno

el baile de los 41 coverMéxico.- ¿En la sociedad mexicana, el número 41 es sinónimo de intolerancia hacia los homosexuales?

Si nos remitimos a la magia o el significado esotérico de los números en la historia de la humanidad, nos llegan a la mente el 4, el 6, 7, el 13 y si seguimos sumando llegamos hasta el 666.

Reflexionemos sobre el dichoso 41. Este número que, en la mayoría de las veces, se toma de choteo, y que muchos machos mexicanos incluso se lo saltan cuando les toca en su edad después de cumplir los 40 años, tiene su arranque en el baile celebrado la noche del 17 de noviembre de 1901, cuando en una fiesta en pleno régimen porfirista, 42 hombres vestidos de mujer, armaron una fiesta en la calle de Ezequiel Montes en la Colonia Tabacalera, ubicada hoy en la Alcaldía Cuauhtémoc, CDMX.

Es de mencionarse que en el 2020 se estrenó el film : “El baile de los 41”, en un servicio de streaming, con mucho éxito y que incluso puedes conseguir una copia pirata  de esta película en cualquier tianguis de la ciudad.

Volviendo al baile mencionado, la policía hace una redada y solo arresta a 41 personas de las 42 que participaban en el citado baile. Dentro de una sociedad cerrada y llena de prejuicios, el castigo no se hace esperar: un castigo severo y ejemplar: un exilio forzado a la península de Yucatán, donde purgan condena en trabajos forzados e inhumanos.

A partir de este hecho, los 41 se hacen objeto de burla, sorna y pasarán a hacer del dominio pleno de la sátira del populacho, donde se refieren a ellos con diversos adjetivos peyorativos.  El pueblo sabio los toma como una caricatura decadente de la élite del porfiriato.

Y es a partir de este suceso, que el cuarenta y uno -41- se convierte en sinónimo de homosexual.

Así, durante la Revolución Mexicana de 1910, se dan dos polos opuestos: el revolucionario viene a ser el hombre viril, el mero macho mexicano, el bigotón – Zapata, Villa –  y el homosexual será el catrín, símbolo de una burguesía en decadencia. El señorito, será el débil, el afeminado, aquel que no resiste el trabajo en la minas, en el campo, en las fábricas, el sin conciencia social. El voyeurista, indiferente ante el cambio social.

La revolución mexicana, pasará de ser  un movimiento armado protagonizado por hombres armados y a caballo, y a su lado la soldadera de a pie, y se convertirá en un movimiento excluyente que marginará los derechos de los homosexuales. Mismos que vivirán en el closet o en el ropero de las familias acaudaladas. Esta exclusión también se dará en el arte. Los artistas posrevolucionarios son ajenos a las causas sociales y biológicas que originan la homosexualidad. 

A pesar del triunfo de la revolución, los prejuicios hacia los 41 siguen intactos y son más severos. La sociedad y la iglesia los exorcizan. El homosexual es corruptor de menores y de conciencias. 

En la naciente década de los 60`s vientos de cambios en  Europa y Estados Unidos  se avizoran. En Nueva York, se estrena  con mucho éxito “Los chicos de la Banda”. Hay otra percepción del homosexual. Hollywood, se suma al movimiento pro-homosexual con filmes como:  Filadelfia (1993), Milk ( 2008), por citar algunos.

En pleno régimen del duro PRI, la percepción hacia los 41 aún se alimenta con prejuicios homofóbicos.

Porque si bien es cierto que las organizaciones LGBT, han ganado espacios y sus proclamas son tan legítimas que han sumado adeptos dentro de la sociedad mexicana, aún existen organizaciones de derecha y conservadoras en actitudes hipócritas y retrógradas.

La cuestión sigue latente. Estamos a casi  120 años de los sucesos que dieron origen al 41,  y la intolerancia surge amenazante día tras día.

3 comentarios

  • Tere Hdz
    Tere Hdz Miércoles, 04 Agosto 2021 09:36 Enlace al Comentario Reportar

    Interesante artículo, efectivamente aún a muchas personas les cuesta entender la diversidad de género.

  • Roberto Alvarez Gallardo
    Roberto Alvarez Gallardo Miércoles, 21 Julio 2021 22:48 Enlace al Comentario Reportar

    Felicidades por la forma precisa y clara de detallar lo que representa un simple numero, aspecto (negativo) de la cultura mexicana pero que representa mucho el sentir de una sociedad de doble moral. Se ha ganado mucho en el aspecto de derechos y de inclusión pero aún sigue presente una intolerancia retrograda que daña mucho a las nuevas sociedades de un México cambiante.

  • fernando ruíz
    fernando ruíz Martes, 20 Julio 2021 21:19 Enlace al Comentario Reportar

    Excelente reflexión de la autora sobre el significado del 41 en la sociedad machista mexicana. Y bien cierto que entre los amigos que tienen 41 años, omiten ese número y muy orgullosos dicen tener 40 o 42 años, incluso sin saber el origen del dichoso cuarenta y uno.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Miscelánea

Puntos de vista...