Sábado, 08 de agosto de 2020 | Año XX | No: 7193 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

 Fallecimientos: 50,517  Contagios: 462,690  Activos: 48,861  Nuevos: 6,590
Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

Si necesita reggaetón, ¡dale! (mientras dure)

images 2México.- Podría aseverar, sin temor a equivocarme, que nuestro primer contacto con el reggaetón, tal y como lo conocemos actualmente, fue en el verano del 2004, cuando en todos los tianguis y puestos de discos ambulantes sonaba La Gasolina, de Daddy Yankee; si en esos días nos hubieran dicho que ese bebé, aún de brazos, llamado reggaetón, sería el género más exitoso dentro de 15 años, pensaríamos que el mundo se habría ido al carajo. Y puede que, hoy, en el 2020, el mundo se esté yendo al carajo, pero no es por el reggaetón.
El reggatón fue el ganador en una carrera de resistencia en la que varios géneros (el nü metal, garage rock, el happy punk, el emo, el duranguense, etc.) cayeron desfallecidos durante los primeros 100 metros; el rock se arrastraba con ayuda de sus malformados hijos dosmileros, pero su falta de reinvención fue la misma que lo llevó a ser relegado al underground.
El éxito de música latinoamericana en el mercado anglosajón se reduce a muy pocos momentos: A la Macarena, Livin’ la vida loca y al nacimiento de la salsa, y es aquí en donde encontraremos el por qué el mercado está en donde está actualmente. La salsa, a diferencia de lo que muchos creen, se crea en Nueva York gracias a la fusión entre un montón de ritmos afrocaribeños y las big bands y el jazz, dando paso a las orquestas como la Fania, que más tarde crearía el sello discográfico Fania Records, en la que figuraron Celia Cruz, Willie Colón, Rubén Blades y Héctor Lavoe. La salsa es un género musical muy, muy, muy infravalorado para el oído común, es compleja y requiere de mucha técnica para tocarla y para bailarla; a diferencia de esto, el beat programado y constante del reggaetón remite a mover las caderas sin necesidad de vueltas exuberantes.
Al final del día, es fácil darse cuenta de que a los gringos les gusta lo latino y qué mejor momento para el empoderamiento latinoamericano que con la subida de Trump al poder, lo cual resultó muy conveniente para los reggaetoneros y para todos los que se subieron muy temprano a un barco que nunca había sido el suyo, pero, pues, el dinero es dinero.
El reggaetón llegó para romper estigmas clasistas, como lo hizo la entrada de Juan Gabriel a Bellas Artes y las versiones sinfónicas de Los Ángeles Azules, pues desde que llegó al mainstream, las etiquetas que acompañaban al género se han esfumado.
Mientras muchos se preguntan cuándo volverá el rock del under, J Balvin y Daddy Yankee no bajan del Top 10 de los más escuchados en Spotify; incluso es bueno que esté en el under, que es donde se cocinan siempre las mejores propuestas del devenir musical. Mientras tanto, habrá que esperar el declive del reggaetón, pues, naturalmente, una vez que un género comienza a sobreexplotarse por las disqueras, viene el desgaste y su muerte. Por lo pronto, este coche aún tiene suficiente gasolina para otro rato.

Modificado por última vez enLunes, 06 Julio 2020 11:02

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Miscelánea