Infórmate Diario

 

Viernes, 22 de noviembre de 2019 | Año XIX | No: 6932 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 10:32 AM UTC, Nov 22, 2019
eszh-CNenfrdeitjaptru
A+ A A-

Triunfo popular

Moisés EDWIN BARREDA

moises edwin barredaLa ceremonia del “Grito” no tiene precedente. Tampoco el entusiasmo y firmeza subrayados con los enérgicos golpes que Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República por gracia del pueblo mexicano y su propio, prolongado y tenaz esfuerzo, dio al suelo con el asta bandera al expresar su tercer ¡viva Méxicoooo! tras vitorear a los próceres de la independencia, la paz y la democracia como jamás se escuchó antes, con el contrapunto del pueblo que fueron sus expresiones estentóreas de que sí se pudo derrocar a la pridictadura y que AMLO no está solo.
Y mucho menos tiene precedente en la historia nacional, sobre todo el episodio correspondiente a los últimos 36 años de depredación, saqueo del erario y las riquezas naturales y entrega del territorio nacional. Por primera vez también en la historia del país, esa fiesta cívica fue extraordinaria por el entusiasmo con que miles de compatriotas empezaron a congregarse desde antes de las 16:00, como preámbulo al entusiasmo con que le refrendó a AMLO el apoyo con que lo llevó al cargo que ostenta para disgusto y desgracia de los oligarcas y sus rémoras: descendientes, socios y chalanes.
También por primera vez desde que Benito Juárez encabezara la ceremonia en comento, el enorme salón del Palacio Nacional donde el Presidente recibe el lábaro patrio a tremolar al cabo del ”Grito”libertario, lució sin la “corte” que acostumbraban los que eran todo, menos mandatarios de la nación reales. Ahora la concurrencia a la gran plaza corazón del país y ágora de la nación no parecía de vecinos de la corte de los milagros resentidos y agresivos, sino pueblo optimista y radiante de felicidad porque día a día por las actitudes y actividades de AMLO, confirma que no se equivocó el primero de julio de 2018.
Tirios aplaudieron a rabiar a AMLO, y al día siguiente algunos troyanos, aun los más radicales, admitieron públicamente que la ceremonia no tiene precedente y, tácitamente, reconocieron a AMLO como Presidente de la nación, que lo es por la voluntad de la misma, manifiesta con la revolución del voto.
Lo que más me complace es que esa memorable noche, la más importante del mes patrio, el pueblo llano puso en la picota del ridículo el proyecto con que el actual parásito del sindicato patronal se lanza a competir con Morena por la Presidencia de la República. Por su parte, AMLO sigue demostrando que dejará zapatos que no cualquiera podrá calzar, mucho menos ese sujeto que se conduce como escapado de comedia mejor que la única escrita por Shakespeare.
Esa ceremonia bien puede verse como acta de defunción de la pridictadura, pero la oligarquía sigue viva y actuante, y su proclividad incluye el propósito de reenjaretarnos ese nefasto gobierno que la enriqueció sin rubor ni medida.
Sin embargo, no puede darse el lujo de soslayar que, según libros de historiadores, “La noche del 18 de julio de 1872 Benito Juárez escribió que ‘Cuando la sociedad está amenazada por la guerra (ahora la oposición de oligarcas y empresarios corruptos la dan a la 4t); la dictadura o la centralización del poder pueden ser un remedio para aquellos que atentan contra las instituciones, la libertad o la paz".
No está de más recordar que consecuente con ese su concepto, Juárez solicitó al Congreso poderes omnímodos. Se los negaron, pero luego se los cedieron porque era la única manera de someter a los conservadores que seguían en armas contra las Leyes de Reforma.
La historia se repite: los conservadores de antaño son los de hogaño, pero éstos tienen la agravante de ser neoporfiristas. Es de esperar que por el reconocimiento al excepcional resultado de la ceremonia del ”Grito”, desistan de su intento de desprestigiar a AMLO y desarticulen el costoso aparato de propaganda que han montado con ese objetivo.
En caso contrario, no sería difícil que para completar el citado pasaje de la historia, obliguen a López Obrador solicitar al Congreso poderes omnímodos para ponerlos en santa paz. El éxito social y político obtenido por el mandatario la noche de la Patria, que realmente fue refrendo del triunfo popular en las elecciones de julio del 18, y el que la mayoría de los legisladores son del Morena, permiten augurar que los obtendría.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de Infórmate Diario.